jueves, 18 de enero de 2018

The Mummy (2017): El Dark Universe muere antes de ver la luz (CHIIIIISTACOOOO!)

Miren esta foto.


Russell Crowe, Javier Bardem, Tom Cruise, Johnny Deep y una moza portuguesa que no creo que levante la cabeza en una producción de alto presupuesto durante una temporada. Foto molona con actores punteros....para una necrológica.

Porque la película de la que vamos a glosar hoy tiene el dudoso honor de haberse cargado un ambicioso proyecto, consistente en una serie de películas basadas en los monstruos de la Universal. A saber, el hombre lobo (Dwayne Johnson), Frankenstein (Javier Bardem), El hombre invisible (Johhny Deep), Jeckyll y Hyde (Russell Crowe) y Tom Cruise como....pues no lo tengo muy claro.
Solo el casting ya da la idea de la magnitud del proyecto. Unos Avengers a lo terrorífico con actores consagrados y con los iconos de peliculas de terror en blanco y negro y que casi nadie menor de 30 años se ha molestado en ver (pero que todo el mundo conoce en teoría) como reclamos.

Semejante odisea fílmica, que buscaba sin duda replicar el reguero de millones que Disney consigue con sus adaptaciones de comics de la Marvel, empezaba con una primera película que tenía que ser el Iron Man de esta saga, la que abriría el camino a todo el resto y despertaría el interés de la audiencia hacía ese universo expandido y, aquí creo que alguien debería decirlo, semiolvidado. Y el personaje elegido fue....¿Dracula? ¿Frankenstein? ¿El hombre lobo? 

Nah. Esos personajes ya estaban muy sobados, y ninguna de sus revisiones modernas había sido un bombazo en los ultimos veinte años. Así que algun directivo avispado se dijo: ¡La momia! Fue un bombazo (en 1999), con actores semidesconocidos (¡¡¡¡en 1999!!!!) y todo el mundo la tiene fresca en la cabeza (¡¡¡¡ES DE 1999!!!!!¿ALGUIEN ME ESCUCHAAAAA?). Y además, tuvo secuelas de exito, que es lo que se pretende aquí, ¿no?

Allá por el 2008 la tercera parte de la momia mostró al mundo los yetis fans del fútbol americano. De esto hace una decada y sí, la franquícia "modelo" ya se había ido al carajo.

Así que la Universal puso manos a la obra: cambió el género del monstruo protagonista, porque por eso estamos en tiempos del girl power, contrató a un director proviniente directamente de la tv y que lo más destacado de su curriculo era haber co-parido la para mi aburridisima Fringe, y puso al inefable Tom Cruise de protagonista.

Conociendo que Cruise tiene bastante tecla en temas de películas de acción, y viendo que el trailer pintaba entretenido, decidí guardar cualquier expectativa en el cajón de la ropa interior de mi esposa, y esperar a ver que pasaba.

El primer trailer fue correcto. Pero entonces empezaron a haber retrasos en el estreno, y pequeñas señales que avisaban de problemas aparecían en el aire. Pero seguí con las expectativas ferreamente controladas entre sujetadores de color rojo y picardías. Finalmente, vi la película cuando las previsiones ya anunciaban una debacle en taquilla en toda regla.

Madre de dios.

Antes de empezar el destripe (aviso de SPOILERS), adjunto unas bellas palabras de Frank Walsh, director artistico en la película, que pueden revelar un de los problemas principales del rodaje:

«Es una película de dos mitades: Antes de Tom y después de Tom. Había oído historias de cómo él maneja y empuja todo, pero fue maravilloso trabajar con él. El chico es un gran cineasta y conoce su oficio. El caminará al set y le dirá al director qué debe hacer, dirá: “este no es el lente correcto”. Preguntará sobre la escenografía hasta que esté satisfecho… es sencillo trabajar para él».


¿Pero que (Censored) me estas contando?

O dicho de otro modo: el director, en su segunda película y la primera con gran presupuesto, sufre un súbito ataque de cagalera y acaba delegando toda responsabilidad en la megaestrella protagonista de la película. La cosa ya pintaba dura, pero ahora se ponía peor.

Y es que lo que uno se encuentra al visionar The Mummy es un egotrip. Un culto al personaje/persona de Tom Cruise, que intenta convertir esta versión en un remake encubierto de la película de 1999 por mucho que digan que intentaban basarse en el espiritu de la película original de Boris Karloff.

Cruise esta desatado, en el peor de los sentidos. Su festival de caretos lo hermana directamente con el mejor/peor Nicolas Cage. Uno arde en deseos de ver a ambos actores juntos en una nueva versión del Motorista Fantasma, dirigida por Jodorowsky o un Stanley Kubrik clonado, pero es que lo que se ve en pantalla no es para menos. Los rictus de Cruise en momentos presuntamente humorísticos provocan escalofrios al espectador, y los planos continuos a sus muy bien conservadas abdominales le dan a la producción un aire de festival homo importante y digno de celebrar por el que suscribe.



Fueron a la misma escuela de interpretes de los hermanos Calatrava. ¿Boquepacha?

Los diálogos son de traca y vergüenza ajena. Toda la presentación de la villana de la función y sobretodo sus motivaciones, que se basan en hacer el mal porque el mal mola, dan mucho pero que mucho apuro de lo ilógicas, aceleradas y mal planteadas que están. La pobre actriz que hace de momia se defiende como puede ante semejante maremoto de despropositos, y debo decir que es lo mejor de la función....dentro de lo poco rescatable que hay. En comparación, la compañera de fatigas de Cruise canta como una almeja porque ni siquiera le echa un mínimo entusiasmo al papel, aparte de poner una rubia rescatable en el guión.


Los floripondios habrían actuado mejor, y aportado expresividad al papel del personaje. Excelsior!

De Russell Crowe sodomizando al doctor Jeckyll y al señor Hyde al alimón poco hay que decir, salvo que este actor se esta especializando en cameos que presumo deben de estar muy bien pagados. Y en cuanto al secundario gracioso que en la momia del 99 interpretaba el muy correcto John Hannah, aqui tenemos ese rol ocupado por un patán al que ni siquiera voy a citar que hace que los dialogos horribles que le toca recitar sean aun peores de lo que son.

Suma y sigue: encuadres disparatados, fotografía confusa, CGI del caro que aparenta ser del barato, guión sin ningún tipo de ritmo....Uno sale enfadado de la sala. Enfadado, y sin ganas de más. Y lo inevitable sucedió:



Universo cancelado, logotipos retirados, y las oficinas oficiales del proyecto vaciadas. Y el status de estrella de Cruise tocado y vete a saber si hundido.

No, si al final sí que fue un Dark Universe, pero para todos los salpicados. (CHISTACOOOOO! AGAIN!)

Er....Buenas noches.


1 comentario: